Mitos y realidades sobre el Proyecto

MITO: Las propiedades más cercanas a las obras son las que deben pagar mayor valor
REALIDAD: Dentro de los factores que se tienen en cuenta al calcular la contribución, estar cerca de una obra puede disminuir el valor debido a la posible afectación durante el proceso constructivo.

MITO: Cada propietario paga por la obra más cercana a su predio
REALIDAD: El pago se hace por las 23 obras del proyecto.

MITO: La contribución quedó mal calculada porque hay propiedades muy costosas por las que se paga muy poco y viceversa
REALIDAD: El valor de las propiedades no es un factor que influya directamente en el cálculo de la contribución.

MITO: La contribución quedó mal calculada porque hay propiedades muy similares, incluso vecinas, que tienen grandes diferencias en el valor a pagar
REALIDAD: El cálculo de la contribución tiene en cuenta múltiples variables que van más allá de las características visibles a primera vista en el inmueble, como por ejemplo, la distancia respecto a un retiro de quebrada, la atracción de vehículos que genera el inmueble, la capacidad del predio para transformarse posteriormente (nuevas construcciones), etc.

MITO: Como consecuencia del proyecto se va a modificar el estrato de las viviendas y cambiará el avalúo catastral
REALIDAD: No. La definición del estrato de una vivienda no solo depende de la construcción de vías como las que se hacen con el Proyecto Valorización El Poblado, sino que intervienen otros factores como las condiciones externas de la misma, el acceso a servicios públicos, acceso a parques, amoblamiento urbano, entre otros. De igual manera, el avalúo catastral se define con base en múltiples factores, no solo la construcción de vías.

Adicionalmente, la modificación del estrato y el avalúo castastral no se realiza de manera automática luego de una obra ejecutada con contribución de valorización, sino que hace parte de procesos administrativos generales de la ciudad.